«

»

May 05 2008

Los libros de tinta digital se leen bien, pero no es suficiente.

Hemos platicado del primer e-Book que comercializa Sony (Sony Reader) y luego mencionamos en este sitio acerca del Kindle de Amazon, ambos buscan sustituir al libro de papel con una nueva tecnología en pantalla que permite contrastes de lectura semejantes a la de un papel impreso. A pesar que la experiencia de lectura se está tratando de igualar con la del papel la nostalgia y experiencias asociadas a la compra, manipulación, olor y todas las sensaciones asociadas con la experiencia de leer un libro de papel, no está teniendo aún la penetración que los desarrolladores hubieran esperado.

La falta de penetración de los “libros electrónicos” (los aparatos, no los archivos), se suma a los años de promesas incumplidas, sin embargo los vendedores de libros y empresas de tecnología ahora si están invirtiendo y apostando a los libros digitales. Sony está vendiendo su “Reader Digital Book” a $299 usd mientras que Amazon, el gigante vendedor de libros, ofrece su Kindle a $399usd.

Hemos mencionado sobre diversos elementos que aportan información al fenómeno de los nuevos “Libros de Tinta Digital”, por un lado la evolución del conocimiento y por otro lado referencias a libros que describen las diversas olas de transmisión del conocimiento que hemos tenido los hombres. En concreto hablamos del Sony Reader y finalmente Ivanius nos habló del Kindle. Finalmente hemos mencionado las enormes tendencias de digitalizar todo libro en posesión de una biblioteca con proyectos como “Million Book Project“, iniciativas de China, India, Egipto y otros paises, así como el famoso proyecto  “Archive.org” y “Proyecto Gütenberg”. Como un pequeño resumen quiero mencionar las razones por las que “tarde o temprano” la tinta digital logrará comenzar con el “desplazamiento” del papel, en una serie de conceptos:

  1. En la historia del hombre este ha buscado las más diversas formas y métodos para transmitir conocimiento, comenzando con la tradición oral, pictogramas y demás ilustraciones, hasta la escritura la cual comenzó en piedras y terminó en delgadas películas que era más simple su almacenamiento (pergaminos, papiro y finalmente papel)
  2. Los libros son una tecnología antigua cuya revolución vino en la capacidad de reproducción masiva gracias a Gütenberg.
  3. Hoy ya tenemos otras formas de transmitir ideas y conocimiento además del papel: Películas, Videos, Computadoras, Celulares, Reproductores de audio, etc..
  4. Ya existe la tecnología de “Tinta electrónica” o “Papel Digital” que permite contrastes semejantes o superiores al logrado en un papel. El argumento más importante para decir que la tecnología no estaba lista para suplir un libro es lo cansada a la vista de la lectura en una pantalla de computadora (CRT, LCD, Plasma, etc.) todas las tecnologías de despliegue de datos requerían luz posterior para tener un buen contraste y hacer esto en un ambiente de poca luz. Además del consumo excesivo de energía que esto requería los ojos y la postura sufren mucho de lograr una larga lectura en una computadora o incluso en una laptop o dispositvo tipo Palm.
  5. Las primeras publicaciones que lograrán darle sentido de mercado a la tecnología nueva la constituye la información cambiante que publican los periódicos y hoy día las páginas de Internet (como http://SesoLibre.com). Le seguirán las fuentes de consulta para apoyo escolar (que cambia mucho), con información de tipo formativo y de consulta. Finalmente los libros cederán el paso a esta nueva tecnología pero no lo harán rápido ni serán desplazados por completo.
  6. Otras razones que confirman lo suave que será su paso (una vez aceptado por los usuarios por sus beneficios y costo), son:
    1. Ecología (no más árboles cortados por papel)
    2. Velocidad de transmisión de nuevas publicaciones
    3. Capacidad de portar bibliotecas enteras en un solo dispositivo o acceder a bibliotecas más grandes.
    4. Fuente de información de otro tipo de datos que no puede un libro como “videos”, “encuestas”, “exámenes”, “certificaciones”, conectividad en general (v.gr. Puedes leer la vida de Mozart al tiempo que lo escuchas y al final ser evaluado para ver si aprendiste).
    5. Como instrumento de educación especialmente en paises en desarrollo (proyectos como OLPC, la Classmate de Intel y sistemas operativos pequeños como Puppy, solo requieren una pantalla digital para ser “todo un libro” y fuente de “conocimiento” para las comunidades más abandonadas y aisladas.

El número de personas que se suscriben a periódicos debe estar bajando al encontrar las noticias en Internet, sin embargo los “Libros de tinta digital” no reducirán el mercado de titna, papel y pegamento en un corto plazo, quizá pueda compararse con el fenómeno de la compra de CDs contra la adquisición de archivos tipo MP3 desde Internet con servicios como el del iPod, en realidad siguen siendo muy visitadas las tiendas físicas de música y aunque un día serán desplazadas, ese día no es hoy.

Los nuevo libros con esta tecnología son más ligeros que un libro promedio de pasta dura, es descansada su lectura para los ojos y puedes llevar, por ahora, hasta 200 títulos en un aparato que pesa menos de medio kilogramo.

Pese a las maravillas prometidas por esta nueva forma de llevar libros, mucha gente dice que “algo sigue faltando”.

De acuerdo a algunos que han escrito sobre el tema, lo faltante tiene que ver con “nostalgia” y “experiencia”, la experiencia de tomar un libro y escuchar el roce de sus hojas, así como su olor. La sensación de peso y manipulación, en general la “experiencia” de la lectura ha sido cultivada con mucho más que hojas impresas, hoy se asocia con la selección de libros en espacios grandes e incluso con mesas para disfrutar un café mientras se selecciona el (los) nuevo libro deseado. Por otro lado existe una “asociación” con respetar el esfuerzo del escritor en el armado, colores, peso y forma del libro que le vamos a comprar (lo cual es una razón más romántica que real a mi modo de ver) pues ahora con editoriales electrónicas como Lulu o Bubok, un escritor tiene más recursos de publicación y menos necesidad de contactos amigos y mesenas para ser capaz de publicar un día como hasta hoy había sido. Otros dicen que felizmente leerían información del web y blogs (como este) pero no para una novela. Sin embargo las opiniones comienzan a ser cada vez más personales y otros dicen que felizmente llevarían este libro electrónico a un viaje evitando cargar mas peso.

Un profesor de la Universidad de Nueva York opina que no es una experiencia física, sin embargo añade que no creció leyendo información de Internet como hoy hace.

Los lectores son muy conservadores y no emplearán estos aparatos hasta descubrir que la experiencia de lectura pueda ser placentera.

Ni Sony ni Amazon dicen cuantos equipos han vendido, pero mucha gente está intresada en probarlos, aunque un ejecutivo de Amazon dijo que el Kindle se agottó en el primer día en solo 5 horas y media.

Comprar libros con el Kindle es tan fácil como hacerlo en Amazon para libros normales, con el detalle que los libros son unos dolares más barratos además de evitar el pago de envío pues solamente se descargan usando la conexión inalámbrica a Interent del Kindle.

La tienda de libros de Sony se asemeja mucho a lo que Applie hizo con su tienda desde el iTunes. Los ejemplares son enviados a la computadora y luego esta conectada por USB al Sony Reader los descarga. Muy parecido a la forma en que trabaja el iPod y iTunes. El único elemento extra digno de mención es que Sony agregó un protector opcional de piel para tener una “experiencia” más parecida a la de un libro antiguo.

¿Tu comprarías un libro de tinta digital?

Comments

comments

Sobre el Autor

Eduardo Llaguno

Eduardo ha trabajado por 24 años en muy diversas áreas de TIC con amplia experiencia en administración de proyectos, nuevas tecnologías y como emprendedor.

Enlace permanente a este artículo: http://sesolibre.com/2008/05/los-libros-de-tinta-digital-se-leen-bien-pero-no-es-suficiente/

3 comentarios

  1. Won-Tolla

    Hace algunos años se pronosticaba la muerte de:
    Los periódicos de papel
    Los CD’s
    Los DVD’s

    y ahora, de los libros de papel.

    Ninguno ha sucedido hasta el momento, pero sí se han visto impactados los métodos de distribución de contenido, y han afectado el mercado.

    Un punto fundamental a resolver es el tema de los derechos; si bajas un libro, no podrás copiarlo o prestarlo sin a) un complicado workaround b) infringir la ley (véase la música bajada de iTunes, que trae un candado llamado DRM. Uno de los grandes placeres de la lectura es el prestar e intercambiar libros con los amigos (ya sé, tonto el que presta un libro, y más el que lo regresa). La ventaja sería que podríamos hacer este intercambio sin perder nuestro original.

    Hoy en día podemos bajar libros y leerlos directamente en la computadora o en el PDA. No sé los demás sesolibreros, pero yo solo he podido leer libros relativamente cortos en uno u otro dispositivo. En la laptop no es tan sencillo moverse de un lugar a otro, o leer en el baño. Puedes llevar PDA al baño, pero la pantalla es demasiado chica y el tener que hacer scroll “interrumpe” la experiencia de la lectura.

    Gulp, creo que ya me balconeé yo solo respecto a mis hábitos de lectura…

    Bueno, la respuesta a la pregunta de si compraría un gadget llamado libro de tinta digital la divido en dos:
    1) Aún no.
    2) Si pudiéramos combinar algo con el tamaño y legibilidad (tamaño de pantalla) de los gadgets tipo Kindle, con funcionalidad de PDA, lo desearía, pero seguro que mi señora no me dejaría comprarlo…

  2. Eduardo Llaguno

    Después de conocer tus interesantes hábitos de lectura, creo que sería interesante escribir sobre DRM (Digital Rights Management) y las nuevas tendencias de las que hemos platicado un poco con los artículos de CC (Creative Commons). Me parece que el gran problema de leer en un PDA o Laptop es lo cansado a la vista pues además de tener luz directa el “refresco de la pantalla” que puede ser parecido al casi imperceptible tintineo de una luz fluorescente, que sin duda cansa.

  3. Ivanius

    Otro punto muy importante es el costo. No el de los libros electrónicos, sino el del artefacto que nos permite leerlos: no es lo mismo olvidar un libro de bolsillo en el metro (o exponerlo a que la lluvia lo deje como acordeón) que exponer un Kindle, una Palm o un Sony Reader a la furia de los elementos (o a la codicia ajena).
    Eso, por lo menos, es un factor práctico desmotivador (al menos en México), ya que desde siempre mi lugar más socorrido para leer ha sido el transporte. No comento otras opciones porque temo balconearme al igual que Won-Tolla.
    Por cierto que yo sí logré leer novelas completas en una Palm III (Tarzán, El Libro de la Selva, Las Minas del Rey Salomón y algunas otras)… Para mí fue un uso más provechoso de la tecnología que “sincronizar agenda” en la sala de espera. Y de un alto factor nerd, además.
    Finalmente comparto la idea de que las dificultades sensoriales que hacen tan placentero leer un libro aún están lejos de ser superadas por los avances tecnológicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>