Oct 11 2013

¿Porqué no me gustan los alimentos transgénicos?

Maiz

Maíz

Solo con ganas de escribir un poco quiero hacer una mención respecto a las semillas transgénicas. Para ello es necesario definir ¿que entiendo yo por transgénico?

Las semillas transgénicas, son aquellas que son manipuladas a nivel de su código genético, de tal forma que pueden sustituirse algunas cadenas por otras que tengan características más convenientes para el fin del “re-diseño”.  Un ejemplo es lograr un maíz más resistente al clima o a las plagas, al mismo tiempo lograr que el mismo maíz pueda crecer con más frutos y por tanto aumente la “producción”.

Dicho esto  en si la “Transgénesis” que es la disciplina que realiza estas manipulaciones, es una tecnología como casi todas, que “no es ni buena ni mala” simplemente podríamos decir que es “muy poderosa”, pues puede transformar y crear alteraciones en cualquier forma viva (animal o vegetal).

Un carpintero con un martillo que transforma la madera en una silla podríamos decir que da un uso “bueno” al martillo, un asesino que usa un martillo para hacer ojales en las cabezas de la gente, podemos decir que da un uso malo al martillo, el martillo no tiene moral, pero si quien lo usa.

De tal modo que regreso al punto “Los Alimentos Transgénicos” ¿son malos?, y la respuesta de entrada es “NO”, no son malos ni buenos, hay que analizar a quien los manipula y su propósito, y aquí es donde todo comienza a torcerse.  Estoy seguro que existen muchas empresas cuyos propósitos son “nobles” y “bien intencionados” (no por ello están exentos de crear aberraciones, pero digamos que no hay maldad en ellos. Las consecuencias de modificar una semilla pueden ser imperceptibles por un tiempo, pero no podemos asegurar que no rompan los ecosistemas, la renovación de la tierra, o incluso que les sean eliminadas sustancias con algún propósito oscuro (ej. eliminar una sustancia poco conocida, que nos ayude a evitar contraer alguna enfermedad, una vez propensa la gente a dicha enfermedad surge un farmacéutica con la solución),  Sin embargo hay empresas que diría yo son de dudosa moral y una muy en concreto que se llama Monsanto.

¿Porqué no creo que Monsanto tenga nobles propósitos?

Lo que ha llegado a mi conocimiento respecto a Monsanto es que es una empresa que ha creado “armas químicas” muy en concreto el “Agente naranja” cuyo propósito era matar la vegetación durante la guerra de Vietnam. El agente naranja generó mucho más que matar plantas, pues mató de formas terribles a los habitantes de aldeas que se intoxicaban con el agente y que tenían las más diversas y desagradables reacciones.

Otro elemento que sacó al mercado fue una inyección para que las vacas produzcan mas leche. Conseguían los productores de leche a producir mucho más pero “las consecuencias para las vacas” eran elevadas, pues sus ubres crecían mucho hasta desgarrarse por dentro lo cual generaba procesos de cicatricación que contaminaban a la leche y fuera de que podían producir leche con “pus”, los granjeros comentaban que las vacas “sufrían mucho”.

Hay muchos más elementos pero queda claro que el único propósito de Monsanto es “lucrar” y defender sus ingresos, esto llegó al punto donde (como cualquier gran emporio) contaban con enormes gastos legales y de ejércitos de abogados para cuidar sus intereses (ver Documental Food Inc.). Además que se han filtrado noticias de que incluso han contratado Mercenarios (Blackwater/Xe services).

Una empresa que pone por delante el poder y el dinero a el bienestar de la humanidad. Que es capaz de crear “armas”, no quiero que me alimente a mi, a mis hijos o a nadie.

La parte triste es que casi todos los gobiernos latinoamericanos tienen precio y eso es lo que mueve a empresas como Monsanto, de tal forma que es casi “inevitable” que nuestras mesas estén llenas de alimentos transgénicos, aun sin nosotros saberlo.

 

¿Porqué no me gustan los alimentos transgénicos? es porque no confío en Monsanto o con cualquier empresa que compita con las mismas reglas que ellos.

 

Referencias:

Share

Comments

comments

Enlace permanente a este artículo: http://sesolibre.com/2013/10/porque-no-me-gustan-los-alimentos-transgenicos/

Deja un comentario

Your email address will not be published.